«

»

Print this Entrada

PLANES. BARRANC DE L’ENCANTÁ. 20-Febrero-2016

Logo Colla Calderona         Planes. Barranco de la Encantada 20-2-16

 


Descargar mapa, AQUÍ (80 downloads)

 

CAMINANTES, 22: Amadeo, Marisa García, Ramón, Eduardo, Ballester, María José, Julio, Isabel Gil, Pilar, Angels, Manuela, Amparo Macián, Mere, Pedro, Meitos, Alonso, Vicen, Pepe Puyol, Fina, Manolito, Manolo Vidagany y Manoli.

Esta crónica, advierto ya ahora, no servirá para repetir la ruta, sino para recordar la aventura que finalmente supuso.

Acudimos a Planes (A.), y seguimos por la CV-700, dirección a Pego; a poco de pasar el km 29, una señal, indica en desvío a izquierda el “paraje Natural del Barranc de La Encantada”. Tomamos en ese desvío, una vía asfaltada y estrecha, y aunque pasamos de largo bastante trozo, y es necesario volver, se dejan los coches a 1,3 km desde la entrada, a las 9:45. No hay mucho espacio para aparcar, pero sí caben 4 – 6 coches en cordón y en pequeños ensanches.

En este punto, hay una vieja señal indicadora, de madera, de la que solo quedan los postes y el marco, y arranca una escalera de hormigón, que desciende hasta el cauce del barranco, donde admirar una cascada, que hoy tiene poca agua, y una grande y bonita poza; se trata del Toll del Gorg del Salt. Imprescindible hacer fotos, y volvemos al camino.

Lo tomamos hacia la derecha, y en apenas 5’, dejamos el asfalto por un camino de tierra a la izquierda. A las 10:05, pasados los restos de Molí de L’Encantá, se puede ver la zona más estrecha del barranco, con pozas de agua de color turquesa, preciosas. Rechazamos una senda que parece desciende hasta el cauce, y seguimos recto.

A las 10:30, la senda desemboca en un camino que da acceso a una casa con el nombre de “El Corralet”, y por aquél, a camino hormigonado, que tomamos a derecha. Unos minutos para reagrupar, y seguimos, divisando al frente la silueta del Benicadell, con su cima envuelta en nubes.

A las 10:40, sigue una senda por la derecha de la entrada a “Villa Isabel”, en ascenso suave. 10’ después, paramos a almorzar, en un punto alto, con el barranco a la derecha, y el embalse de Beniarrés y el macizo del Benicadell, al frente; hasta las 11:15.

En la reanudación, seguimos de frente hasta el borde de la pequeña meseta en que nos encontrábamos, desde donde se disfruta de una gran panorámica: Alcocer de Planes, Gaianes, Beniarrés; la cinta que forma el río Serpis, una vez superada la presa del embalse, y, de fondo, majestuoso, el Benicadell, que ya se ha sacudido la “boina”.

A las 11:30, por la derecha, según llegamos, continúa una senda bien definida en fuerte pendiente, y entre los restos calcinados de un incendio. En la parte baja, deriva hacia la izquierda, y se encuentra interrumpida en muchos puntos, por troncos de árboles caídos. Desemboca en campos de olivos, que atravesamos por uno de sus márgenes.

Aquí, giramos a derecha, en ángulo recto, y salimos de los cultivos a buscar la orilla opuesta del barranco, del que vemos  su inicio.  Seguimos la senda, pero, a duras penas, porque a tramos aparece clara, pero, otro tramos está muy perdida. Discurre por la margen izquierda del barranco, a mucha altura -no se distingue el fondo del cauce-, y con unos riscos altos a nuestra izquierda; es decir, sin salida aparente, ni por un lado, ni por el otro, y volver atrás, también es problemático, por la distancia, y por la dificultad que, cada vez, era más importante.

En fin, que el recorrido circular que, a priori, habíamos planificado, “se nos perdió”, y lo único en que pensábamos, era en salir de esa jungla. Repito, con mucha dificultad,  intentando seguir el rastro de la antigua senda, continuamos avanzando, hasta que, ya más evidente, desciende suavemente hasta el fondo del barranco,  muy cerca de su desembocadura en el río Serpis. (13:25).

En la derecha del cauce, hay una pequeña área recreativa, con un par de mesas, algunos chopos y lo que parece un horno de cal, rehabilitado y convertido en refugio. Por la izquierda, accede un camino, por el que seguimos y en un par de kilómetros, nos deja en la carretera CV-771, a la altura de la presa del embalse. Son las 14:00, y hemos recorrido, apenas 8 km.

La decisión final, fue buscar un taxi-vehículo, que llevara a los conductores a recoger los coches. Éste vehículo nos lo facilitó el propietario del restaurante donde después cominos: L’Almássera, en la aldea de Margarida, un poco más adelante en la carretera de Pego; fueron muy amables, y nos dieron muy bien de comer.

Manoli

Permanent link to this article: http://www.collacalderona.com/planes-barranc-de-lencanta-20-febrero-2016

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *